Chakras kundalini

Sahasrara

Trayectorias de latencia y amplitud de P300 a lo largo de la vida, obtenidas a partir del conjunto de datos transversales. Los puntos representan las puntuaciones de los participantes individuales. De P300 Development across the Lifespan: A Systematic Review and Meta-Analysis.[1] La latencia y la amplitud de la respuesta P300 pueden variar en función de la edad.

La respuesta P300 de diferentes sujetos sanos en un paradigma auditivo de dos tonos. Los gráficos muestran la respuesta media a los ensayos impares (rojo) y estándar (azul) y su diferencia (negro). Estos ejemplos muestran la importante variabilidad individual de la amplitud, la latencia y la forma de la onda en diferentes sujetos.

La onda P300 (P3) es un componente del potencial relacionado con eventos (ERP) que se produce en el proceso de toma de decisiones. Se considera un potencial endógeno, ya que su aparición no está relacionada con los atributos físicos de un estímulo, sino con la reacción de la persona ante él. Más concretamente, se cree que el P300 refleja los procesos implicados en la evaluación o categorización de los estímulos.

Los chakras: kundalini…

Cada chakra corresponde a un órgano del cuerpo, un plexo nervioso o una glándula endocrina. Cada uno está relacionado con un elemento primario, un deva y un devi -aspectos masculino y femenino de la divinidad-, un color, un planeta, un signo zodiacal, una piedra preciosa y un animal, en función de su configuración y rasgos peculiares.

Los chakras se representan alegóricamente como lotos, que tienen un número diferente de pétalos con letras sánscritas inscritas en ellos. Estas letras son vibraciones sonoras concretadas que emanan del damru de Shiva mientras realiza la danza cósmica. Cada chakra está cargado con el poder místico de un bija mantra, sonido-semilla, que puede ser amplificado mediante el canto externo del mismo. Las notas distintivas de un raga, melodía musical, los despiertan a la vida plena. Muladhara es despertado por Shri Raga, svadhishthana, por Vasanta, manipura por Bhairavi, anahata por Panchama, y vishuddha por Megha. Los dos últimos chakras están cargados por el sonido primordial, Aum.

Mientras la mente esté absorta en cuestiones de supervivencia y disfrute, uno se queda atascado en los tres chakras inferiores, y permanece inconsciente de las dimensiones superiores de la vida. Cuando la conciencia se eleva hasta el anahata chakra, impregna a la persona con sentimientos de amor, que pueden tomar cualquier forma -animal, humana o divina- dependiendo de los sanskaras, las impresiones mentales, el temperamento, las circunstancias, la compañía diaria y la sabiduría interior. En el nivel del chakra de la garganta, asociado con el espacio o el éter, los sentimientos se expresan espontáneamente.

La energía kundalini

Según William F. Williams, la Kundalini es un tipo de experiencia religiosa dentro de la tradición hindú, dentro de la cual se sostiene que es una especie de “energía cósmica” que se acumula en la base de la columna vertebral[17].

Cuando se despierta, la Kundalini se describe como un ascenso desde el chakra muladhara, a través del nadi central (llamado sushumna) en el interior o a lo largo de la columna vertebral hasta llegar a la parte superior de la cabeza. Se cree que el progreso de la Kundalini a través de los diferentes chakras alcanza diferentes niveles de despertar y una experiencia mística, hasta que la Kundalini finalmente alcanza la parte superior de la cabeza, Sahasrara o chakra de la corona, produciendo una transformación extremadamente profunda de la conciencia[6]: 5-6

Swami Sivananda Saraswati, de la Sociedad de la Vida Divina, declaró en su libro Kundalini Yoga que “Visiones supersensuales aparecen ante el ojo mental del aspirante, nuevos mundos con maravillas y encantos indescriptibles se despliegan ante el Yogui, planos tras planos revelan su existencia y grandeza al practicante y el Yogui obtiene el conocimiento divino, el poder y la dicha, en grados crecientes, cuando Kundalini pasa a través de Chakra tras Chakra, haciéndolos florecer en toda su gloria. ..”[18]

Peligros de kundalini

Los enfoques académicos del misticismo incluyen tipologías de misticismo y la explicación de los estados místicos. Desde el siglo XIX, la experiencia mística ha evolucionado como un concepto distintivo. Está estrechamente relacionada con el “misticismo”, pero hace hincapié únicamente en el aspecto experiencial, ya sea espontáneo o inducido por el comportamiento humano, mientras que el misticismo abarca una amplia gama de prácticas que tienen como objetivo la transformación de la persona, no sólo la inducción de experiencias místicas.

Existe una larga discusión sobre la naturaleza del llamado “misticismo introvertido”. Los perennialistas consideran que este tipo de misticismo es universal. Una variante popular del perennialismo considera que las diversas tradiciones místicas apuntan a una realidad trascendental universal, de la que esas experiencias ofrecen la prueba. La posición perenne es “ampliamente descartada por los estudiosos”[1], pero “no ha perdido nada de su popularidad”[2]. En su lugar, durante la década de 1970 se impuso un enfoque construccionista, que afirma que las experiencias místicas están mediadas por marcos de referencia preexistentes, mientras que el enfoque de atribución se centra en el significado (religioso) que se atribuye a acontecimientos concretos.