Distrito de faro

Algarve

El Distrito de Faro (en portugués: Distrito de Faro [ˈfaɾu] (escuchar)) es el distrito más meridional de Portugal, coincidente con la región del Algarve. El centro administrativo, o capital del distrito, es la ciudad de Faro.

En el Portugal prerromano estaba habitado por los Cynetes (o Conii), un pueblo (formado por varias tribus) de filiación lingüística y étnica posiblemente celta o ibérica, cuyo territorio incluía la zona moderna del Distrito de Beja. Este antiguo territorio de los cisteos se extendía desde la desembocadura del río Mira hasta el río Guadiana. Es posible que estuvieran emparentados con los tartessos (pueblo cuya filiación lingüística y étnica tampoco se conoce o determina del todo), pero no eran el mismo pueblo[1].

Termas romanas en Praia da Luz, Lagos. Antes de la integración definitiva de los canónigos en el Imperio Romano, durante el periodo comprendido entre el 200 a.C. y el 141 a.C. aproximadamente, estuvieron bajo una fuerte influencia romana, pero gozaron de un alto grado de autonomía. En parte, debido a la relación favorable con los romanos, las colonias tuvieron algunos conflictos con los lusitanos que, bajo el liderazgo de Cauceno, el líder lusitano anterior a Viriato, habían conquistado su territorio durante algún tiempo, incluyendo la capital, Conistorgis (cuya ubicación aún no se conoce, pero se cree que está en la actual Faro o Castro Marim) en el año 153 a.C. En parte debido a este conflicto con los portugueses (y en parte debido a la influencia cultural de las civilizaciones mediterráneas), a diferencia de muchos pueblos prerromanos de Portugal, fueron aliados de los romanos durante algún tiempo y no sus oponentes, diferenciándose de la actitud de la mayoría de los otros pueblos, como los lusitanos, que eran fuertes oponentes de los romanos.

Playas del distrito de faro

El Distrito de Faro (en portugués: Distrito de Faro [ˈfaɾu] (escuchar)) es el distrito más meridional de Portugal, coincidente con la región del Algarve. El centro administrativo, o capital del distrito, es la ciudad de Faro.

En el Portugal prerromano estaba habitado por los Cynetes (o Conii), un pueblo (formado por varias tribus) de filiación lingüística y étnica posiblemente celta o ibérica, cuyo territorio incluía la zona moderna del Distrito de Beja. Este antiguo territorio de los cisteos se extendía desde la desembocadura del río Mira hasta el río Guadiana. Es posible que estuvieran emparentados con los tartessos (pueblo cuya filiación lingüística y étnica tampoco se conoce o determina del todo), pero no eran el mismo pueblo[1].

Termas romanas en Praia da Luz, Lagos. Antes de la integración definitiva de los canónigos en el Imperio Romano, durante el periodo comprendido entre el 200 a.C. y el 141 a.C. aproximadamente, estuvieron bajo una fuerte influencia romana, pero gozaron de un alto grado de autonomía. En parte, debido a la relación favorable con los romanos, las colonias tuvieron algunos conflictos con los lusitanos que, bajo el liderazgo de Cauceno, el líder lusitano anterior a Viriato, habían conquistado su territorio durante algún tiempo, incluyendo la capital, Conistorgis (cuya ubicación aún no se conoce, pero se cree que está en la actual Faro o Castro Marim) en el año 153 a.C. En parte debido a este conflicto con los portugueses (y en parte debido a la influencia cultural de las civilizaciones mediterráneas), a diferencia de muchos pueblos prerromanos de Portugal, fueron aliados de los romanos durante algún tiempo y no sus oponentes, diferenciándose de la actitud de la mayoría de los otros pueblos, como los lusitanos, que eran fuertes oponentes de los romanos.

Cosas que hacer en el distrito de faro portugal

Faro (/ˈfɑːroʊ/ FAR-oh, portugués:  [ˈfaɾu] (escuchar)) es un municipio, la ciudad más meridional y capital del distrito del mismo nombre, en la región del Algarve, al sur de Portugal. [2] Con una población estimada de 60.995 habitantes en 2019[1] (con 39.733 habitantes en la ciudad propiamente dicha,[3] lo que la convierte en la mayor ciudad y el segundo municipio más poblado del Algarve (después de Loulé) y uno de los mayores del sur de Portugal), el municipio tiene una superficie de unos 202,57 km2[4].

La laguna de Ria Formosa atrajo a los humanos desde el Paleolítico hasta el final de la prehistoria. Los primeros asentamientos se remontan al siglo IV a.C., durante el periodo de colonización fenicia del Mediterráneo occidental[5]. En aquella época, la zona era conocida como Ossonoba, y era el centro urbano más importante del sur de Portugal y puerto comercial de productos agrícolas, pescado y minerales[5].

Entre los siglos II y VIII, la ciudad estuvo bajo el dominio de los romanos, luego de los bizantinos y más tarde de los visigodos, antes de ser conquistada por los musulmanes de habla árabe conocidos como moros en el año 713.[5] A partir del siglo III y durante el periodo visigodo, fue sede episcopal,[5] la antigua diócesis de Ossonoba (306-688). La presencia bizantina ha perdurado en las torres de las murallas que se construyeron durante el periodo bizantino.

Inmuebles en el distrito de faro

La región tiene su centro administrativo en la ciudad de Faro, donde se encuentran el aeropuerto internacional de la región (IATA: FAO) y la universidad pública, la Universidad del Algarve. La región coincide con el Distrito de Faro y se subdivide en dos zonas, una al Oeste (Barlavento) y otra al Este (Sotavento). El turismo y las actividades conexas están muy extendidos y constituyen el grueso de la economía estival del Algarve. La producción de alimentos, que incluye el pescado y otros mariscos, así como diferentes tipos de frutas y hortalizas como naranjas, higos, ciruelas, vainas de algarrobo, almendras, aguacates, tomates, coliflores, fresas y frambuesas, también son económicamente importantes en la región.

Aunque Lisboa supera al Algarve en términos de ingresos por turismo,[13] el Algarve sigue siendo, en general, considerado como la mayor y más importante región turística portuguesa, habiendo recibido un total estimado de 7,1 millones de turistas en 2017[14] Su población se triplica en la temporada alta de vacaciones debido a los residentes estacionales. [15] Debido a los altos niveles de calidad de vida, principalmente en lo que respecta a la seguridad y el acceso a los servicios de salud pública, así como debido a los factores culturales y las condiciones climáticas considerablemente buenas, el Algarve es cada vez más buscado, sobre todo por los europeos del centro y del norte, como un lugar permanente para establecerse.[16] Varios estudios e informes han concluido que el Algarve se encuentra entre los mejores lugares del mundo para jubilarse.[17][18]