Yoga en casa para relajarse

Técnicas de relajación del yoga

La vida cotidiana puede ser muy agitada. Una semana típica puede significar equilibrar el trabajo, la escuela, las citas, la práctica de deportes, los recados, la vida familiar y mucho más. Si está ocupado con el trabajo, la escuela u otras actividades, es posible que sepa lo que es sentirse agotado. Cuando tu día normal se siente tenso y agotador, es el momento de ir a la esterilla de yoga. Sigue leyendo para aprender algunas posturas de yoga que te calmarán y relajarán al final de un largo día.

Las actividades exigentes estimulan el sistema nervioso simpático del cuerpo, que provoca lo que se conoce como la respuesta de «lucha o huida». Esto pone en pausa las funciones normales del cuerpo (como la digestión), mientras éste se prepara para sobrevivir. El yoga provoca la reacción contraria. Al relajar el cuerpo y la mente se estimula el sistema nervioso parasimpático, también conocido como la respuesta de «descanso y digestión». Tus órganos internos vuelven a sus funciones normales y tu cuerpo puede volver a rendir al máximo. La práctica regular de posturas de yoga relajantes puede mantener tu cuerpo y tu mente en plena forma.

Yoga para el estrés y la depresión

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Túmbese boca arriba en el suelo con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Inhala y al exhalar presiona el ombligo hacia la columna vertebral y «cierra» las costillas. Mantén la respiración fluida y relaja la tensión de los hombros y la cara. Repite durante 10 respiraciones.

Arrodíllate a cuatro patas, con las rodillas bajo las caderas y las manos bajo los hombros.    Extiende los dedos en el suelo con las palmas planas y contrae los abdominales para alinear la cabeza, el cuello y la espalda.    Inhale e incline las caderas hacia el techo mientras lleva los hombros hacia atrás y hacia abajo, lejos de las orejas; mire hacia arriba.  Exhala y mete la barbilla mientras llevas el vientre hacia la columna vertebral.    Redondea la espalda y siente el estiramiento de la columna vertebral.    Repita la operación durante 4 a 6 respiraciones, moviéndose suavemente entre cada movimiento.

Yoga para la relajación y el estiramiento

Si hoy has hecho la postura del «perro hacia abajo», probablemente te sientas más relajado. Independientemente de su nivel de experiencia en yoga, si lo practica con regularidad, puede sentirse mejor de pies a cabeza.

El yoga ofrece beneficios para la salud física y mental de personas de todas las edades. Y, si estás pasando por una enfermedad, recuperándote de una cirugía o viviendo con una condición crónica, el yoga puede convertirse en una parte integral de tu tratamiento y potencialmente acelerar la curación.

Un terapeuta de yoga puede trabajar con los pacientes y elaborar planes individualizados que colaboren con sus terapias médicas y quirúrgicas. De esta manera, el yoga puede apoyar el proceso de curación y ayudar a la persona a experimentar los síntomas con más centrado y menos angustia.

El yoga es tan bueno como los estiramientos básicos para aliviar el dolor y mejorar la movilidad de las personas con dolor lumbar. El Colegio Americano de Médicos recomienda el yoga como tratamiento de primera línea para la lumbalgia crónica.

Póngase a cuatro patas, colocando las palmas de las manos debajo de los hombros y las rodillas debajo de las caderas. Primero, inhala y deja que tu estómago baje hacia el suelo. A continuación, exhala mientras llevas el ombligo hacia la columna vertebral, arqueando la columna como un gato que se estira.

Yoga de relajación para principiantes

Todos tenemos estrés. Pero la forma de afrontarlo es una historia completamente diferente. La próxima vez que necesites relajarte después de un largo día, prueba algunas de nuestras inversiones de yoga favoritas, pliegues hacia delante y posturas reclinadas para ayudarte.Esta sencilla serie es adecuada para principiantes y practicantes experimentados. Dedica un tiempo a la secuencia antes de acostarte o practícala en cualquier momento del día: es una forma estupenda de relajar la mente y el cuerpo cuando te sientas tenso.Postura de flexión hacia delante con las piernas anchas (Prasarita Padottanasana)

Cómo: Ponte de pie y abre los pies. Gira los dedos de los pies ligeramente hacia fuera. Gira las caderas y dóblate hacia delante. Lleva las manos a la esterilla justo debajo de los hombros. Afloja las rodillas para liberar la cabeza y el cuello. Suba lentamente hasta la posición de pie.

Cómo: Empiece con el perro mirando hacia abajo. Adelanta el pie derecho para hacer una embestida profunda y deja caer la rodilla izquierda al suelo. Los pies deben estar lo suficientemente separados como para que el pie derecho quede plano. Busque una posición cómoda para los brazos, ya sea con los brazos largos o con los antebrazos sobre un bloque. Mantenga la postura durante 20 respiraciones profundas. Vuelva lentamente a la posición de perro mirando hacia abajo. Cambia de pierna.